5 dic. 2016

Reseña : Cartas en la tormenta - Bridget Asher

Cuando las hermanas Rockwell –Esme, Liv y Ru– eran jóvenes, Augusta, su excéntrica madre, acalló cualquier rumor sobre su padre ausente mediante una historia descabellada: que era un espía internacional siempre de viaje, llevando a cabo misiones ultrasecretas. Pero semejante crianza poco convencional ha tenido sus consecuencias.
Esme navega a través de un matrimonio fracasado, al tiempo que intenta evitar que su precoz hija quinceañera tuitee acerca de todo cuanto le ocurre; Liv salta de una relación a otra y de un programa de desintoxicación a otro, y Ru ha huido de tantas personas y problemas como para acumular millas aéreas suficientes para dar la vuelta al mundo.

Así que cuando un huracán golpea el hogar de la familia en la costa de Jersey, las Rockwell se reúnen para evaluar los daños..., solo para descubrir que la tormenta ha desenterrado una caja oculta hacía tiempo. Augusta revelará entonces un secreto que impulsará a las hermanas a investigar su pasado.




¡Gracias a EdicionesB por el envío!

"La mente, se dijo, es una trampa para osos: está abierta y de repente se cierra de golpe."


Siempre me han llamado la atención los libros en donde se muestran relaciones de familia, pero de esas familias grandes, con varios hermanos, primos, tíos, etc. Tengo una familia bastante pequeña (soy hija única) y me encanta leer sobre la dinámica de estas familias numerosas (aunque sea ficción). 

Cartas a la tormenta trata acerca de la relación entre una madre y sus tres hijas. Al comienzo de la historia, podemos ver cómo estas hijas son pequeñas, pero en la trama principal las tres ya tienen más de 35 años cada una y su vida desarmada. 

Augusta es la madre, ya entrada en años y sus hijas son Esme, Liv y Ru y las tres no pueden ser más diferentes. Esme viene saliendo de un matrimonio, aunque en realidad el que salió del matrimonio fue su marido y tiene una hija adolescente. Liv está pasando por uno de sus cuantos divorcios, está sola, pero siempre planeando sus próximos movimientos y Ru está intentando escribir su segunda novela ( la primera fue un éxito comercial). Las tres hermanas no se ven hace bastante tiempo, y realmente no tienen nada en común. Por ellas, todo podría seguir así, sin embargo, el pasado llega a remecer la vida de las cuatro mujeres.

Ellas crecieron sin padre, su madre nunca les dijo quién era, solo les contaba historias fantasiosas acerca de él. Por ende, si bien fue difícil crecer sin padre, las tres hermanas ya están acostumbradas, así que cuando llega un chico desconocido a entregarle a Augusta una caja que contiene cartas del padre de sus hijas, todo cambia y ella deberá enfrentarla a estas últimas con la verdad. Y ahí la fantasía, la ficción y la realidad de enfrentan cara a cara.

Es a partir de esta verdad que toda la vida de la hermanas cambia. Llega una nueva persona a su vida que hace que sus costumbres, pensamientos, ideales, etc. cambien y se adapten a esta nueva realidad. Así como también este nuevo personaje debe amoldarse a todo esto y comenzar a contar lo que ha sucedido en décadas. 

Me gustó cómo va evolucionando la relación entre las hermanas, de a poco vemos variados cambios que experimentan a lo largo de las páginas y eso fue muy enternecedor, divertido y cautivante. También es entretenido cómo Augusta enfrenta el pasado, qué hace al verse rodeada de él, sin poder hacer nada más, más que aceptar lo que está sucediendo a su alrededor. 

Pero debo admitir que el personaje que más me gustó es la hija de Esme, Atty. Ella es una chica joven que se ve en medio de todo este legado familiar y que aprende a cómo confrontarlo y también a hacerlo suyo, ya que no quiere ser como su madre ni sus tías. Sus acciones y pensamientos son acordes a su edad y muchas veces agregaba ese toque de infancia a una familia llena de personas mayores. 

Eso sí, me costó bastante agarrarle el ritmo a la narración, luché bastante con las primeras 100 páginas, no me encantó la forma de narrar de la autora, pero mientras más uno se involucra con la historia más se acostumbra.

Sin duda, Cartas en la tormenta es un libro para disfrutar y reflexionar acerca de la familia. 

"(...) no era una coincidencia si en ese momento se había puesto a enseñar a sus hijas a dirigir tormentas. Era, en definitiva, una tentativa de controlar lo incontrolable."


1 comentarios:

Aruka Capulet Marsella dijo...

Hola,este libro no lo
conocia, y me a llamado
mucho la atencion, muy interesante.
Saluditos y buena vibra

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Locas x los libros Copyright © 2016 New Syndrome Book con imagenes de | google